Trastorno Bipolar

Trastorno bipolar

En la actualidad con frecuencia escuchamos el término “bipolar”, sin embargo, termino se está usando en varios contextos y situaciones que nada tienen que ver con el trastorno. Lo que está provocando confusiones, además de contribuir a aumentar el estigma entorno al problema.

En el día mundial del trastorno bipolar en Psicologaonline.org consideramos conveniente aclarar lo que es el trastorno bipolar.

¿Qué es el trastorno bipolar?

El trastorno bipolar es un trastorno mental que puede ser crónico o episódico (lo que significa que ocurre ocasionalmente y a intervalos irregulares).

Al trastorno bipolar anteriormente se le denominaba trastorno maniacodepresivo o depresión maníaca.

El trastorno bipolar puede ocasionar cambios inusuales, a menudo extremos y fluctuantes en el estado de ánimo, el nivel de energía y de actividad, y la concentración de la persona que lo padece.

Estos cambios se le denominan episodios maníacos o episodios depresivos. En un episodio maniaco una persona puede sentirse muy feliz, irritable u optimista, y hay un marcado aumento en el nivel de actividad. Mientras en los episodios depresivos, la persona puede sentirse triste, indiferente o desesperada, además de mostrar un nivel de actividad muy bajo.

En otras palabras, los cambios en el estado de ánimo pueden ir de un extremo a otro.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno bipolar?

 Los síntomas del trastorno bipolar pueden variar. Una persona con trastorno bipolar puede tener episodios maníacos, episodios depresivos o episodios “mixtos”. Un episodio mixto presenta síntomas maníacos y depresivos.

Estos episodios anímicos, o de cambios en el estado de ánimo, ocasionan síntomas que duran una o dos semanas y a veces más y son percibidos por las demás personas.

Tipos de trastorno bipolar

La mayoría de los trastornos bipolares pueden clasificarse en:

  • El trastorno bipolar I. Se define por episodios maníacos que duran al menos 7 días o síntomas maníacos tan graves que necesita atención hospitalaria inmediata. Los episodios depresivos también son frecuentes. Suelen durar al menos dos semanas. Este tipo de trastorno bipolar también puede implicar episodios mixtos.
  • El trastorno bipolar II. Se define por un patrón episodios depresivos, pero en lugar de graves episodios maníacos, se presentan episodios hipomaníacos. La hipomanía es una versión menos grave de la manía.
  • El trastorno ciclotímico (también denominado ciclotimia). Se caracteriza por variaciones leves del estado del ánimo, aunque suficientes para mermar la calidad de vida y la funcionalidad de la persona afectada.
  • El trastorno esquizoafectivo de tipo bipolar se asemeja mucho al bipolar tipo I, con la diferencia de que el esquizoafectivo suele presentar síntomas psicóticos (alucinaciones y delirios) incluso durante las fases asintomáticas de la enfermedad.
¿Qué causa el trastorno bipolar?

Se desconoce la causa exacta del trastorno bipolar. Sin embargo, diversas investigaciones sugieren que no hay una sola causa, sino que es posible que haya una combinación de factores que contribuyen al trastorno bipolar.

  • Como el trastorno bipolar tiende a aparecer en determinadas familias, los factores genéticos tienen más importancia que la educación.
  • Puede que haya un trastorno físico en los sistemas cerebrales que controlan el estado de ánimo‐ esto explica que a menudo el trastorno bipolar pueda controlarse con medicación.
  • Acontecimientos estresantes o enfermedades físicas pueden precipitar cambios en el estado de ánimo.
¿Cómo se diagnostica el trastorno bipolar?

Para diagnosticar el trastorno bipolar pueden encontrarse las siguientes opciones:

  • Pruebas medicas para descartar otras enfermedades.
  • Evaluación psiquiátrica.

Un psiquiatra u otro profesional de la salud mental diagnostica el trastorno bipolar con base en los síntomas, el transcurso de la viday las experiencias de la persona afectada.

Algunas personas tienen trastorno bipolar durante años sin que las diagnostiquen. Esto puede ser debido a lo siguiente:

  • El trastorno bipolar tiene síntomas en común con varios otros trastornos de salud mental. Un médico puede pensar que la persona tiene un trastorno diferente, como esquizofrenia o depresión (unipolar).
  • A menudo, las personas con trastorno bipolar tienen otros problemas de salud, lo que puede dificultar que los médicos lo diagnostiquen.
Tratamiento del Trastorno Bipolar

El trastorno bipolar es una de las enfermedades psiquiátricas que cuenta con mayores recursos para su tratamiento.

  • Fármacos. Se dispone de medicamentos que ayudan tanto a frenar las fases de euforia como a superar la fase de depresión. También hay sustancias que reducen la frecuencia e intensidad de las recaídas. Ninguno de estos fármacos es una droga ni crea dependencia.
  • Algunos fármacos que habían sido usados clásicamente como antiepilépticos (ácido valproico, lamotrigina, carbamazepina, oxcarbamazepina) han demostrado tener una muy buena eficacia para la prevención de recaídas tanto maníacas como depresivas del trastorno bipolar.
  • Apoyo psicológico. Permite afrontar con entereza las dificultades que comporta la enfermedad, aprender a reconocer los síntomas iniciales de una posible descompensación y a conocerse mejor.
  • La fototerapia. Es un tratamiento a través de la luz. La luz intensa provoca cambios emocionales significativos y puede tener un efecto terapéutico en personas que sufren el denominado “trastorno afectivo estacional”.
  • Nuevos tratamientos. Se está investigando sobre nuevos tratamientos para la enfermedad, tanto para la fase maníaca, para la que han aparecido nuevos fármacos con menos efectos secundarios, como para la fase depresiva. Por ejemplo, los denominados antipsicóticos atípicos han demostrado ser muy útiles para tratar las fases maníacas o depresivas (dependiendo del fármaco) y para la prevención de recaídas.
  • El litio. Tiene un efecto preventivo sobre las recaídas. Aunque, el organismo tiene pequeñas cantidades de litio, en los pacientes con trastorno bipolar se ha de aumentar, no porque carezcan de este mineral, sino para reforzar los mecanismos reguladores del estado de ánimo y evitar situaciones de euforia o depresión.
Cómo adaptarse a vivir con el trastorno bipolar

Vivir con el trastorno bipolar puede ser un desafío, pero hay cosas que se pueden hacer para que sea más fácil para usted, un amigo o un ser querido.

  • Obtén un tratamiento y síguelo: la recuperación lleva tiempo y no es fácil, pero el tratamiento es la mejor manera de comenzar a sentirse mejor.
  • Acude a las citas médicas y terapéuticas, y hable con su médico sobre las opciones de tratamiento.
  • No dejes tu tratamiento, tome todos los medicamentos según las indicaciones.
  • Organiza tus actividades: mantén una rutina para comer y dormir, y asegúrate de dormir lo suficiente y de hacer ejercicio.
  • Aprende a reconocer tus cambios en el estado de ánimo.
  • Pide ayuda para seguir su tratamiento.
  • Se paciente. Mejorar lleva tiempo. El apoyo social es de gran ayuda.

Recuerda, el trastorno bipolar es una enfermedad que dura toda la vida, pero el tratamiento continuo a largo plazo puede ayudar a controlar los síntomas y permitirle vivir una vida sana.

Consejos para familiares y amigos

La manía o la depresión pueden ser angustiosas y agotadoras para familiares y amigos.

Afrontando un episodio agudo: 

  • En fase depresiva: Cuando alguien está muy deprimido puede ser difícil saber qué decir. Pues las personas con depresión lo ven todo de manera negativa y pueden ser incapaces de decir lo que quieren que otros hagan por ellos. Asimismo, puede que se muestren irritables y encerrados en sí mismos, pero al mismo tiempo necesiten ayuda y apoyo. Puede que estén preocupados, pero no quieran o no sean capaces de aceptar consejos. La mejor manera de ayudar es siendo pacientes y comprensivos.
  • En fase maníaca: Al principio de una fase maníaca, la persona parecerá estar feliz, llena de energía y extrovertida – el alma de la fiesta o de cualquier discusión acalorada. Sin embargo, el estímulo de estas situaciones tenderá a empujar su estado de ánimo a un nivel más alto. Hay que intentar alejarlos de este tipo de situaciones. La ayuda que se puede brindar es convencerles de que pidan ayuda o darles información sobre la enfermedad y métodos de autoayuda. Es muy importante ayudar a que el familiar o amigo sea capaz de cuidarse a sí mismo.

Ayudando a los seres queridos a seguir bien

Entre fases, la ayuda puede estar en acompañarlos a las consultas con el médico o el psiquiatra para que no dejen el tratamiento.

Una manera de ayudar es manteniéndonos bien nosotros mismo, es importante darse tiempo y espacio para recargar las baterías.

Si el familiar o amigo tiene que ser ingresado en el hospital, se pueden compartir las visitas con alguien más. Se podrá apoyar al amigo o familiar de mejor manera si no se está demasiado cansado.

Afrontando una urgencia

En fases maníacas severas, el enfermo puede transformarse en una persona hostil, sospechosa y explotar verbal o físicamente, mientras que en una fase depresiva se puede empezar a pensar en el suicidio.

Hay que pedir ayuda médica inmediatamente si se observa que el enfermo está:

  • Abandonándose de manera seria por no comer o beber o comiendo y bebiendo en exceso.
  • Comportándose de una manera que les pone, a ellos o a otros, en situaciones de riesgo.
  • Hablan de lesionarse o de atentar contra ellos mismos.
Afrontar Trastorno Bipolar - Psciologaonline.org
Afrontar Trastorno Bipolar – Psciologaonline.org
Consejos para afrontar el trastorno bipolar
  1. Aprenda de otras personas. Encuentre un grupo de apoyo con personas afectadas por el trastorno, en estos grupos podrás encontrar apoyo y recursos en función de historias personales y recursos que les han ayudado.
  2. Aléjate de sustancias estimulantes. Como la cafeína, la nicotina o el alcohol. La nicotina y la cafeína pueden interferir en la calidad del sueño y la aumentar la manía. Mientras que el alcohol puede empeorar la depresión y alterar algunos medicamentos del tratamiento.
  3.  Lleva un diario de ánimo. Registra cada día tu estado de ánimo, te ayudara a monitorear tus síntomas y a identificar lo que ayuda a sentirte bien.
  4. Diseña tu rutina. Sigue tu rutina en la mayor medida posible, estable un horario para despertarse, comer, dormir, hacer ejercicio y relajarse. Así ayudaras a tu cuerpo a tener un ritmo constante.
  5. Ejercítate. Durante las fases de manía el ejercicio te ayudara a usar la energía extra y en las fases depresivas te ayudara a levantar el ánimo liberando endorfinas. Una caminata de 15 minutos bastara.
  6. Pide ayuda. Solicite a un amigo o familiar que le ayude a identificar las fases en tu comportamiento. Y si observas que los síntomas son cada vez más frecuentes, solicita ayuda a tu profesional de salud mental.

Paola Pico

Te pueden interesar nuestros siguientes artículos relacionados con este tema: El estrés, la ansiedad, la depresión, Cómo enfrentar los cambios, Cómo crear un hábito, diferencia entre tristeza y depresión, ¿Cuántas horas al día duermes?, El poder de la esperanza.

Psicologaonline.org espera que la información anterior te ayude a mejorar tu vida, tu bienestar emocional y que comprendas en solo de ti depende tu felicidad y el éxito de tus relaciones.

¿Conoces a alguien que este artículo podría serle útil?, ¡Compártelo!

Te dejo nuestro enlace de contacto.

En Psicologaonline te acompañamos en tu proceso de cambio y desarrollo personal. Te brindamos espacios de reflexión y exploración personal para que puedas lograr mayor calidad y bienestar en tus relaciones.

Síguenos en Facebook y recibirás información y artículos sobre temas relacionados con el bienestar emocional y desarrollo personal.

Cuéntame sobre qué temas te gustaría leer en Psicologaonline. Escríbeme a: [email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *