La psicología positiva, ¿por qué ir al psicólogo no es sinónimo de enfermedad?

Psicologia positiva

Artículo escrito por: Jesús Ospino

Es la fiesta de cumpleaños número 25 de Laura, una chica alegre, extrovertida y muy soñadora; la noche ha sido completamente mágica, la decoración, la comida y cada detalle del evento han sido simplemente perfecto, ha llegado el momento de abrir los regalos y todos rodean a Laura mientras esta, emocionada, rompe cada envoltura como niña en navidad. Repentinamente, Laura cambia su semblante, con tono de sorpresa mira a su amiga Camila y le dice: ¿Una tarjeta de regalo para ir al psicólogo?, ¿acaso crees que yo estoy loca o que tengo algo malo?, todos ríen para romper la tensión del momento incómodo y continúan con la fiesta.

¿Tú que pensarías si al igual que Laura te dieran algún día este regalo?

Durante años la psicología ha sido vista como el estudio de las enfermedades mentales, es fácil pensar en conceptos como depresión, ansiedad o el más famoso “locura” cada vez que escuchamos la palabra psicología.

Esta fama se debe a que desde hace más de 60 años la psicología se ha enfocado principalmente en el trabajo basado en un modelo de enfermedad, es decir, se ha hecho un gran esfuerzo por estudiar, comprender e intervenir las conductas atípicas que causan malestar en el ser humano, conductas que, en algún momento, debido a la falta de ciencia, se atribuían a fenómenos paranormales y mágicos.

Los estudios psicológicos sobre enfermedades como la esquizofrenia, la depresión y la bipolaridad han permitido un avance científico que redunda en la elaboración de planes de tratamiento efectivos y esperanzadores para todas las personas que presentan estas patologías. Sin embrago, mientras estudiábamos estas enfermedades, se ignoró por completo a las personas que no presentaban problemas, pensando erradamente que si estaban bien no necesitaban ningún tipo de atención, como diría Seligman: “se hizo énfasis en hacer a las personas infelices menos infelices, pero no se consideró hacer a las personas felices, más felices”.

Objetivos psicología positiva

Martin Seligman, psicólogo americano y expresidente de la APA, ha venido trabajando desde 1990 en el establecimiento de una psicología que denominó “psicología positiva” la cual busca salir del modelo tradicional de enfermedad planteando tres objetivos principales:

  • Que la psicología debe concentrarse tanto en las fortalezas como en las debilidades del ser humano.
  • Debe estar tan concentrada en construir fortalezas como en reparar daños.
  • Debe centrarse en hacer plena la vida de los seres humanos estimulando sus talentos.

La psicología positiva lo que busca entonces es fortalecer las capacidades, habilidades y talentos de las personas, considera que no es necesario esperar a que la persona se enferme o que experimente algún tipo de malestar, cuando realmente fortaleciendo los aspectos positivos que ya presenta puede llegar a lo que denomina la “auténtica felicidad” donde se ha logrado establecer una vida placentera, comprometida y llena de significado. Reduciendo significativamente la probabilidad de presentar algún tipo de patología, sin embargo, el objetivo no es evitar o prevenir, eso sería seguir enfocado en la enfermedad, sino el aumento de la salud en general.

Psicología positiva vs pensamiento positivo

No debe confundirse la psicología positiva con el pensamiento positivo. Por un lado, el pensamiento positivo es una práctica sin fundamento científico que básicamente propone suprimir toda emoción negativa y obligarse a pensar exclusivamente en cosas positivas, llegando a convertirse en algún momento en un hábito tóxico e insostenible. Por otro lado, la psicología positiva realiza investigaciones basadas en el método científico para formular y validar el conjunto de técnicas y fundamento teórico en el que reposa, de manera que se pueda comprobar que dicha intervención genere resultados realmente y no se deba a variables aleatorias o al efecto placebo.

En el estudio de las experiencias positivas se pone como fin no la felicidad, entendida como un estado de ánimo pasajero, sino el bienestar, un concepto mucho más complejo que implica un funcionamiento pleno de la actividad física, psíquica y emocional. El estudio de las experiencias subjetivas abarca emociones tales como la alegría o la satisfacción, en el pasado; la esperanza y el optimismo, en el futuro y la felicidad y el Flow en el presente.

Mihaly Csikszentmihalyi, psicólogo y colaborador de Seligman en el establecimiento de la psicología positiva, desarrolla la teoría del Flow. Si aún no lo has leído te interesará este articulo donde explicamos de que se trata: ¿Sientes tu flow?

Se tiene la creencia popular que lucir bien, ser inteligente y tener dinero son las claves del bienestar. Sin embargo, las investigaciones recientes arrojan que el éxito económico, la inteligencia y el atractivo físico son variables que explican poco menos del 10% de la varianza del bienestar psicológico, lo que hace más prometedor el estudio de la psicología positiva y encontrar los elementos reales que permitan alcanzar el bienestar.

Modelo PERMA

Seligman elabora el modelo PERMA, sigla en inglés de cinco factores fundamentales que deben estar presente en el desarrollo del bienestar personal:

  • Positive emotions (Emociones positivas): Las emociones positivas son un factor fundamental, no se trata de negar o reprimir las experiencias negativas, sino de ser capaz de entender que, aunque no siempre las cosas salen como queremos, al aceptarlas y afrontarlas nos damos la oportunidad de avanzar y no quedarnos estancados en el mismo lugar. En pocas palabras, no llorar sobre la leche derramada cuando se puede concentrar esa energía en pensar cómo conseguir más.
  • Engagement (Compromiso): Implica comprometerte, no puedes seguir por la vida como una hoja llevada por la corriente, atrapado en la rutina, movimientos mecánicos y un estilo de vida monótona; para experimentar el bienestar es necesario practicar actividades que te apasionen, en las cuales se te vaya el tiempo y no te des cuenta, algo que realmente disfrutes de manera conciente, el compromiso requiere que se trabaje en la experimentación del Flow.
  • Relationship (Relación): Es fundamental dentro de este modelo establecer relaciones significativas con familiares, amigos, pareja y conocidos en el trabajo o en la escuela. Una red de apoyo fortalecida que permita brindar soporte a la persona cuando este atravesando por una situación difícil, buscar una solución o resolver la problemática.
  • Meaning (Significado): fundamental en la vida de todo ser humano tener claro cuál es el sentido o el propósito de su vida, esto contribuirá a tener metas claras y que se puedan alcanzar, de otra manera es posible que podamos sentirnos a la deriva.
  • Accomplishments (Logros): Implica establecer objetivos, metas o puntos de llegada a corto, mediano y largo plazo de manera realista y alcanzables, que contribuyan a experimentar sentimientos de satisfacción y realización.

En conclusión, la psicología moderna no solo está preparada para trabajar en problemas de salud mental, sino que ahora esta enfocada en trabajar en el bienestar de las personas sanas, fortaleciendo los rasgos positivos que presentan y generando mayor gratificación y salud. Acudir al psicólogo no debe ser aplazado hasta cuando te sientas mal, al contrario, el habito de la terapia como forma de trabajar en el crecimiento personal sin duda es un paso agigantado para conseguir tu mejor versión.

5 actividades para trabajar tu bienestar emocional

Actividades recomendadas para trabajar en tu bienestar emocional:

  1. Desarrollar la gratitud:

Hay un ejercicio llamado la visita de gratitud que puede ayudarte a obtener una visión equilibrada de la vida.

  • Piensa en alguien de tu vida a quien estés agradecido y escríbele una carta donde ponga qué ha hecho esa persona y por qué te ha influido.
  • Con la carta ya acabada, ponte en contacto con la persona en cuestión y quedad para veros. Cuando estéis cara a cara, léele la carta en voz alta. Al final puedes dársela como regalo.
  1. Tomar conciencia de lo que tienes:

El arte de crear una visión equilibrada y optimista de la vida pasa por ser totalmente consciente de lo bueno que hay en ti y en los demás. Prueba la siguiente actividad:

  • A lo largo de una semana, todos los días antes de acostarte piensa en lo ocurrido durante el día e identifica las cosas que te han salido bien. Escribe todo lo que se te ocurra y reflexiona sobre cuál ha sido tu papel en lo ocurrido. No es necesario que todos los sucesos sean trascendentales; también pueden ser cosas sencillas, como darte cuenta de que has manejado mejor de lo que pensabas una llamada telefónica complicada en el trabajo, o lo mucho que has disfrutado viendo jugar a los niños en el parque.
  • Al poner algo por escrito te resulta más fácil centrarte en ese suceso y en el papel que has desempeñado, lo cual, a su vez, te ayuda a ganar confianza y te proporciona la sensación de estar al mando de tu propia vida. Este ejercicio está pensado para que seas más consciente de todo y crees una visión equilibrada de tu vida a la vez que ganas autoconfianza y control.
  1. Crear un día genial:

Aprovechar al máximo la vida (tomarte tiempo para disfrutar de lo que tienes y estar con la gente que te importa) potencia la resiliencia psicológica. Disfrutar de la vida también es bueno para manejar el estrés y ayuda a crear y mantener buenas relaciones.

  • Imagina en cómo sería el día perfecto para ti y para alguien próximo a ti, por ejemplo, un familiar, tu pareja o un amigo. Piensa en las cosas que les gustan a los dos y que son importantes para ti. Reflexiona acerca de cómo quieres que sea el día, adónde irán y las cosas que harán.
  • Decide cuándo tendrá lugar la actividad e invita a la persona en cuestión.
  • Cuando llegue el día, disfruta al máximo de cada momento.
  • Al final del día, antes de acostarte, reflexiona sobre lo que has hecho, las cosas que te han hecho disfrutar y lo bien que lo has pasado con la otra persona.
  1. Aprender a preocuparse como es debido:

La mayoría de la gente se preocupa por algo en algún momento de su vida. Sin embargo, aunque la mayoría de nuestras preocupaciones son pasajeras, a lo mejor eres una de esas personas que se preocupan en exceso o incluso experimentan ansiedad gran parte del tiempo. Esa forma de pensar te debilita y te hace más difícil disfrutar al máximo de la vida.

Para sacarle todo el partido a este ejercicio, deberías anotar tus

pensamientos en un diario.

  1. Coge una libreta y divídela en cuatro secciones

con los siguientes títulos:

  • Cosas malas que me preocupan mucho y que podrían ocurrir.
  • Cosas malas insignificantes que podrían ocurrir.
  • Cosas malas que han ocurrido.
  • Cosas malas importantes que han ocurrido.
  1. Haz anotaciones en las tres primeras secciones antes de acostarte. Para la última sección, elige el momento del día en que te sientas más fuerte y de mejor humor.
  2. En relación con la última sección, ten presente que la preocupación en sí misma es improductiva. Para resolver un problema hay que hacer algo. Si no tomas la decisión de

hacer algo positivo, las circunstancias acabarán decidiendo por ti. Piensa que la inacción también tiene un resultado.

Debes decidir si quieres tener el control (en la medida de lo posible) o si simplemente vas a dejar que las cosas sigan su curso. Siempre hay elección.

  1. Mi mejor versión:

Cuando piensas en la mejor versión de ti mismo, tu confianza y tu bienestar aumentan. Y si además actúas en consonancia con esa imagen, lo más probable es que desarrolles las conductas asociadas. Este ejercicio te pone en contacto con tu mejor versión y te ayuda a ser más optimista.

Piensa en cómo te gustaría ser. Imagina cómo sería actuar de la forma que deseas. ¿Qué harías? ¿Qué dirías a otras personas? ¿Cómo te sentirías? ¿Qué verían los demás en ti?

Crea una imagen de ti mismo como persona totalmente funcional que sabe sacarse todo el partido. Posiblemente ha habido épocas en tu vida en las que te has sentido confiado y a gusto contigo mismo. En ese caso, recupera los pensamientos y sentimientos de entonces. Al menos tres veces por semana durante cuatro semanas, escribe sobre la experiencia de ser tu mejor versión. Imagina que las cosas que deseas han ocurrido y cómo te sientes por ello. Cuanto más positivo seas al escribir sobre tus sentimientos, mejor.

Artículo escrito por: Jesús Ospino

Psicólogo voluntario en Psicologaonline.org

Te pueden interesar nuestros siguientes artículos relacionados con este tema: ¿Sientes tu Flow?, El poder de la gratitud, Cómo enfrentar los cambios, Wu wei: la filosofía milenaria que nos enseña a fluir, Pensar en el futuro hace tu vida más significativa.

Psicologaonline.org espera que la información anterior te ayude a mejorar tu vida, tu bienestar emocional y que comprendas en solo de ti depende tu felicidad y el éxito de tus relaciones.

¿Conoces a alguien que este artículo podría serle útil?, ¡Compártelo!

Te dejo nuestro enlace de contacto.

En Psicologaonline te acompañamos en tu proceso de cambio y desarrollo personal. Te brindamos espacios de reflexión y exploración personal para que puedas lograr mayor calidad y bienestar en tus relaciones.

Síguenos en Facebook y recibirás información y artículos sobre temas relacionados con el bienestar emocional y desarrollo personal.

Cuéntame sobre qué temas te gustaría leer en Psicologaonline. Escríbeme a: [email protected]

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*