¿Te sientes culpable?

Muchos por estas fechas estamos sintiéndonos culpables de los excesos de fin de año, ya sea por el exceso de comida, el alcohol, las metas no cumplidas, los objetivos que aún no hemos iniciado y un largo etcétera. ¿Y tu de qué te sientes culpable?

¿Pero qué tan beneficiosa es esta emoción?, ¿qué podemos hacer para gestionarla? Y ¿cómo puede la culpa confundirnos y no dejarnos actuar? Si quieres saber las respuestas a estas preguntas y más sobre la culpa, continúa leyendo.

¿Qué es la culpa?

La culpa es un sentimiento generado por las referencias internas de nuestra conciencia moral. Es decir que la culpa se genera por las normas, principios y valores que nosotros mismos hemos construido sobre lo que está bien y lo que está mal.

En cuanto a culpabilidad, es un termino ligado a la culpa pero que tiene su lugar en el ámbito jurídico. La culpabilidad es la sentencia de un juez a una persona que pudiendo haberse conducido de una manera no lo hizo.

En este artículo abordaremos la culpa desde la psicología y su relación en la salud emocional.

La culpa cumple una función adaptativa y es la de hacernos conscientes del mal cometido para poder analizarlo y repararlo. Sin embargo, este sentimiento puede convertirse en una emoción perjudicial. Se pasa de ser el individuo quien controla la emoción (la culpa) a que sea la culpa la que controla y causa malestar al individuo.

¿Cómo se genera la culpa?

La culpa se genera cuando hemos roto o creemos haber roto ciertas normas, reglas, valores o principios a los que le hemos dado un significado (conciencia moral).

Es decir, hicimos algo que pensamos que no debíamos haber hecho o no hicimos algo que creíamos debía hacerse. Incluso puede también tener un rol el juicio de: “pude haberlo hecho mejor” muy frecuente en personas con tendencias al perfeccionismo.

En este enlace encuentras nuestro artículo: perfeccionismo, ¿bueno o malo?

En otras palabras, el acto en sí no provoca la culpa, lo que genera la culpa es la calificación que nosotros mismos nos damos por nuestras acciones.

Tipos de culpa

  • Culpa adaptativa: Sentimiento de culpa que aparece despues de haberse provocado algún tipo de daño y tiene como objetivo reparar el daño causado y encausa en el respeto a las normas.
  • Culpa desadaptativa: El sentimiento de culpa aparece sin ninguna causa real y al no haber una reparación, domina. Se mantienen los sentimientos de culpa, remordimiento, autocastigo y vergüenza.
  • Ausencia de culpa: El sentimiento de culpa aún habiendo cometido un daño no aparece.

Componentes de la culpa

Son tres los componentes de la culpa:

  • Acto, ya sea real o imaginario
  • Percepción y autovaloración del acto (mala conciencia)
  • Emoción derivada de la percepción y autovaloración (culpa, remordimiento, vergüenza)

Consecuencias de la culpa

Cuando el sentimiento de culpa es desadaptativo y excesivo trae consecuencias tales como:

  • Malestar emocional constante
  • Desvalorización y desprecio de uno mismo (baja autoestima)
  • Estrés y ansiedad
  • Autoexigencias
  • Relaciones abusivas* ( al autoculpabilizarse de todo en la relación la otra parte evade cualquier responsabilidad, incluso se puede llagar aceptar  el abuso como parte de redimir la culpa)

Respuestas a la culpa

Las personas respondemos a este tipo de emociones dependiendo de nuestras capacidades de reflexión y flexibilidad.

Te mostraré un ejemplo; dos madres (Clara y Ana) prometen a sus hijos que los llevaran a ver una película el fin de semana próximo. Sus respectivos hijos ya planearon la salida, con helados incluidos y han contado a sus compañeros de estudio.

El viernes cuando las madres llegan a casa informan a sus hijos que no podrán llevarlos a cine porque ha salido un imprevisto en el trabajo.

Como era de esperar los hijos están tristes ante la noticia e incluso alguno ha llorado.

Ana, al ver a su hijo piensa: ¡Qué mala madre soy! Le prometí una salida y no lo cumplí.

Clara, por su parte piensa: Me hubiera gustado tanto haberlo llevado al cine, pero no fue mi intención que las cosas no salieran. Voy a hablar con él y veré cómo podemos solucionar esto.

Ana, claramente nos muestra que se siente culpable y es tanto su malestar que no busca una solución.

Clara, siente la culpa, se hace responsable de ella y busca una solución.

Entonces, podemos decir que ante la culpa podemos responder:

  • Culpabilizándonos y no actuando: Como le sucede a Ana, en el ejemplo. La persona siente el malestar, el dolor, se lamenta, pero no logra responder (responsabilizarse) y no llega a ninguna acción. La culpa paraliza y no permite una reflexión ni una respuesta adaptativa de reparación.
  • Sintiendo la culpa, responsabilizándonos y actuando: Cuando se responde de esta manera la culpa está cumpliendo con su función adaptativa, permitiendo que la persona pueda reflexionar y hacer una reparación del daño causado.
  • Culpabilizando a otros: Cuando se ve a la culpa como una “carga” es más fácil buscar evadir esa emoción y buscar poner esa “carga” en otra persona.
  • No sintiendo culpa: Es posible que ante un acto determinado nuestra conciencia moral no nos indique de ningún daño y por lo tanto no se sienta culpa.

Culpa vs Responsabilidad

Socialmente tenemos la creencia que culpa y responsabilidad están unidas. Desde la perspectiva del coaching, una nos limita y la otra nos ofrece una variable infinita de posibilidades. Veamos por qué.

La culpa nos limita en el rol de víctimas, y cuando estamos en ese rol (de victima) estamos delegando nuestro poder a las circunstancias porque no logramos llegar a una reflexión y a una habilidad de reacción adaptativa.

Mientras que la responsabilidad nos da el poder de reflexionar y reaccionar según lo que cada uno evalué es adaptativo y provechoso en ese momento.

La responsabilidad según el diccionario de la lengua española (rae) es la capacidad de responder. En el coaching es la capacidad y la habilidad para responder a las circunstancias.

Hace un buen tiempo Will Smith publicó un video haciendo referencia a este postulado del coaching. Uno de sus ejemplos decía: “No es tu culpa si tu compañero te engaña y arruina tu matrimonio, pero si es tu responsabilidad enfrentar ese dolor y sobreponerte a él para lograr trabajar en ti y recobrar la felicidad nuevamente.”

Muchas circunstancias, situaciones llegaran de improviso. En ti esta la elección de cuál rol tomar, ¿el de víctima o la responsabilidad?

7 consejos para gestionar la culpa:

  • Identifica la conducta que te llevó a la culpa. Piensa en qué es lo que te hace sentir culpable.
  • Reflexiona sobre el acto que provoco la culpa y evalúa la interpretación que das al mismo. Piensa en el por qué actuaste de esa manera.
  • Acepta tus errores, forman parte del ser humano, y son parte del aprendizaje, del cambio. No los veas como un fracaso.
  • Exprésate: Comunica verbalmente cómo te sientes, expresa tu arrepentimiento ante el daño causado.
  • Repara el daño. Pon en marcha acciones para demostrar que no solo te arrepientes, sino que también no vas a repetir el daño.
  • Perdona y perdónate es parte del proceso de aprendizaje del error.
  • Responsabilízate. Sustituye la culpa por la responsabilidad.

Las siguientes preguntas tambien te pueden ayudar a gestionar tu culpa:

  • ¿He causado daño a alguien o a mi misma?
  • ¿Lo hubiera podido evitar, sin causar daño?
  • ¿Cuáles fueron las circunstancias que provocaron mi conducta y el daño?
  • ¿Habría más opciones?
  • ¿Cuál fue mi elección?

Te pueden interesar nuestros siguientes artículos relacionados con este tema:  Cómo perdonar mejora tu salud?, Resiliencia, Inteligencia emocional, Actitud positiva, Todo lo que debes saber para manejar tus emociones, 30 cambios para mejorar tu salud mental en 2020. 

Paola Pico

¿Tiendes a sentirte culpable de todo?, ¿sueles culpar a los demás para no sentir culpa? Contáctanos.

¿Conoces a alguien que este artículo podría serle útil?, ¡Compártelo!

En Psicologaonline te acompañamos en tu proceso de cambio y desarrollo personal. Te brindamos espacios de reflexión y exploración personal para que puedas lograr mayor calidad y bienestar en tus relaciones.

Síguenos en Facebook y apúntate en nuestro boletín para recibir información y artículos sobre temas relacionados con el bienestar emocional y desarrollo personal.

Si te gustó lo que acabas de leer. ¡Compártelo en tus redes sociales!

Cuéntame sobre qué temas te gustaría leer en Psicologaonline. Escríbeme a: [email protected].

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *