Perfeccionismo, ¿bueno o malo?

desayuno perfeccionista

¿Cuántas veces te has visto haciendo y deshaciendo un documento? o ¿Cuántas veces has repasado hasta el cansancio el mismo documento? Y es que deseas que sea perfecto.

¿Pero cuánto tiempo has perdido en esa actividad pudiendo pasar a otra? Bueno en este artículo vamos a hablar el perfeccionismo y si este nos ayuda o no.

¿Qué es el perfeccionismo?

La palabra perfección deriva del latín «perfectio» y se refiere a la “acción de dejar algo acabado”, es decir que carece de errores o defectos y tiene un alto nivel de calidad.

Y perfeccionismo la rae lo define como: “Tendencia a mejorar indefinidamente un trabajo sin decidirse a considerarlo acabado.”

Entonces podemos decir que el perfeccionismo busca constantemente la perfección como ideal de cualquier actividad.

El perfeccionismo socialmente se ha visto como una cualidad, sin embargo, cuando el perfeccionismo va más allá de sus propios limites puede resultar en lugar de una cualidad un obstáculo en nuestras metas.

¿Eres perfeccionista?

¿Es muy importante para ti obtener un resultado impecable?

¿Crees que si algo no queda perfecto no vale la pena iniciarlo?

¿A cualquier tarea le revisas la calidad del resultado excesivamente?

¿Cuántas veces tienes la sensación de que lo que haces nunca está lo suficientemente bien?

¿Dedicas demasiado tiempo a corregir pequeños detalles de tus tareas cotidianas?

Si respondiste sí al menos a 3 de las 5 preguntas, es muy probable que seas perfeccionista, de las personas que desean que todo sea perfecto, exacto, inequívoco e impecable.

Tambien puedes tomar el siguiente test y comprobar tu nivel de perfección: ¿ERES PERFECCIONISTA?

Causas del perfeccionismo

El origen del perfeccionismo puede ser multifactorial, es decir que puede tener muchas causas.

Algunas de estas causas son:

Alta exigencia en la infancia: Algunos padres son bastante exigentes con sus hijos, pues consideran que el éxito viene de la exigencia y solo reconocen a sus hijos por lo que hacen bien, cuando sus notas son sobresalientes.

Abandono en la infancia: Haber sufrido algún tipo de abandono puede llevar a desarrollar un comportamiento perfeccionista para evitar nuevos abandonos, pues se podría considerar que el abandono fue producto de un poco desempeño.

Padres muy jóvenes: Asimismo, cuando los padres son demasiado jóvenes las circunstancias llevan a los hijos a madurar antes de tiempo desarrollando adultos hiperresponsables y perfeccionistas.

Padres perfeccionistas:  Los padres son el ejemplo que seguir y unos padres perfeccionistas pueden llevar a hijos perfeccionistas.

Abusos físicos y psicológicos: El perfeccionismo se puede dar como respuesta a los abusos, el pensamiento rígido contrarresta el malestar del abuso.

Baja autoestima: Con frecuencia se tiende a compensar la baja autoestima y los sentimientos de inferioridad con comportamientos perfeccionistas para ocultar la falta de valía.

Exigencias el entorno: En ocasiones no son solo los padres, sino que también son otras figuras de autoridad como los profesores, abuelos, cuidadores, los jefes.

Obsesiones: El perfeccionismo tambien puede ser un síntoma de una personalidad obsesiva o de un trastorno obsesivo compulsivo.

Características del perfeccionista

Alguno de los siguientes síntomas son propios de los perfeccionistas:

  • Ansiedad
  • Estrés en la vida diaria
  • Pesimismo
  • Control sobre el entorno
  • Obsesión con los detalles en las actividades diarias
  • Autoestima condicionada (si hay triunfos = valoración, si hay fracasos = desprecio)
  • Insatisfacción vital (nada es suficiente)
  • Autoexigencia y exigencia a los demás
  • Comparación constante con los demás
  • Evitación de situaciones en las que no se siente total seguridad
  • Demasiada importancia a la opinión de los demás
  • Irritabilidad
  • Baja resiliencia (desmotivación ante el mínimo error/fracaso)
  • Improductividad
  • Procrastinar
  • Meticuloso
  • Baja tolerancia a la frustración
  • Sentimientos constantes de fracaso

Ciclo del perfeccionismo

El ciclo del perfeccionismo pasa por 7 etapas, veámosla en la siguiente imagen.

Consecuencias del perfeccionismo

Con frecuencia la persona perfeccionista comienza con esta característica en su niñez en el ámbito escolar. A medida que pasa el tiempo se afianza la característica perfeccionista y se desplaza a otras áreas de la vida como: laboral, social y personal.

Algunas de las consecuencias más adversas son la ansiedad, el estrés y la baja autoestima. Sin embargo, el perfeccionismo tambien tiene consecuencias en otros ámbitos fuera del ámbito de la salud.

Las consecuencias en el ámbito laboral se ven reflejadas en el tiempo perdido en revisiones y revisiones de las actividades o tareas a entregar, suponiendo así retraso en las metas laborales y en el estrés por acumulación de trabajo.

En el área social las consecuencias se pueden evidenciar en la reducción del grupo social, pues su perfeccionismo, su critica y su pensamiento rígido le harán perder amigos.

En la parte personal la autoexigencia y la autocrítica llevan a inconformismo en las relaciones personales, igualmente suelen ser críticos y exigentes con los demás lo que dificulta las relaciones interpersonales.

Asimismo, buscan la perfección en su pareja y en la relación. Eso puede deteriorar la dinámica relacional hasta el punto de no retorno.

Pensamientos recurrentes en el perfeccionismo

Los pensamientos recurrentes son aquellos pensamientos que están tan arraigados en nuestro subconsciente que no osamos en contradecirlos, sin embargo, estos pensamientos son el primer punto por modificar para recuperar nuestra salud mental.

A continuación, algunos de los pensamientos recurrentes más comunes en el perfeccionismo:

  • “Debo hacerlo perfecto, sino no vale la pena”
  • “No puedo equivocarme”
  • “Si lo hago perfecto los demás me querrán y aceptarán”

6 grandes beneficios de dejar de ser perfeccionista

  • Mejora tu salud. Dejar de ser perfeccionista te libera de sentimientos de estrés y ansiedad.
  • Aumento de la confianza y la seguridad. Las cosas se pueden hacer bien, aunque no perfectas y en el 90% de las veces no pasa nada. Poco a poco se vence el miedo a fallar.
  • Mejora tus relaciones personales. Con expectativas realistas, menos critica y autocritica las personas te apreciarán más y podrás disfrutar de más planes sociales.
  • Mejora tus relaciones laborales. Al dejar de ser perfeccionista, se reducirán tus expectativas sobre los resultados por lo tanto el trabajo en equipo será más valorado y las relaciones serán de más confianza.
  • Se optimiza el tiempo. La falta de eficiencia se disipará, reducirás el tiempo en los detalles y tendrás mayor eficacia. Lograras más tareas en el mismo tiempo.
  • Aumenta la resiliencia. Comprenderás que es posible fallar y aprender de los errores sin sentir agobio por el futuro.

¿Cómo dejar de ser perfeccionista?

Te dejo 10 consejos para alejarte del perfeccionismo y disfrutar más de las pequeñas y grandes cosas de la vida:

  1. Identifica tus pensamientos recurrentes: Busca los pensamientos limitantes y cámbialos por pensamientos flexibles. Por ejemplo, en lugar de “Debería utiliza Preferiría que” o “me gustaría que”…
  2. Aléjate del pensamiento dicotómico: Desvincúlate del bueno o malo, del negro o blanco, del todo o nada, recuerda que hay puntos medios con resultados de calidad suficiente.
  3. Reduce el nivel de exigencia: Revisa tus expectativas y manéjalas de manera realista, tanto para tu autoexigencia como para los demás. Cuando no puedas alejarte del perfeccionismo, preguntarte ¿No es ya suficiente?
  4. Prioriza tus tareas: Evalúa tus tareas y pon prioridad y limita el tiempo de ejecución. Puedes hacer una lista de actividades diarias antes de iniciar la jornada, recuerda ser realista en la lista, no te extralimites con el numero de actividades diarias.
  5. Vive el aquí y ahora: Vive cada actividad en su momento, no vivas el mañana hoy. Para entrenarte en esta tarea puedes practicar meditación o mindfulness.
  6. Incrementa la tolerancia a la frustración: Los errores son parte de la vida misma, aprende de cada fallo sin agobiarte por el resultado final, en cada error hay un aprendizaje.
  7. Separa las críticas de tu valor: Las criticas pueden resultar constructivas si son objetivas, recuerda que no eres lo que haces.
  8. Entrena tu positivismo: Enfócate en lo positivo, no te dejes llevar por los pensamientos recurrentes negativos. Busca el lado positivo de la situación.
  9. Celebra tus logros: Aunque que creas que no es gran cosa ¡celébralo! Siente orgullo por tu trabajo, sin importar que no sea perfecto, tu esfuerzo lo merece.
  10. Delega: Da la oportunidad a otras personas de ayudarte con las tareas, recuerda que cada persona tiene su modo de hacer las cosas, lo importante es un buen resultado. Te puedes sorprender positivamente.

dejar el perfeccionismo

Un cuento para reflexionar

En psicología se utiliza la terapia narrativa y esta resulta un recurso importante para comprender desde otra perspectiva nueva situación cuando nos vemos reflejados en personajes o sobre lo que la historia nos trae como mensaje.

En este link encontraras un cuento sobre el perfeccionismo. EL CUENTO

Te pueden interesar nuestros siguientes artículos relacionados con este tema:  Burnout, El estrés, Aléjate del estrés con mindfulness, Resiliencia, Inteligencia emocional, Actitud positiva, Procrastinar.

Paola Pico

¿Deseas alejarte del perfeccionismo? ¿Tu deseo de perfección te esta deteriorando tu salud mental y emocional? Contáctanos.

¿Conoces a alguien que este artículo podría serle útil?, ¡Compártelo!

En Psicologaonline te acompañamos en tu proceso de cambio y desarrollo personal. Te brindamos espacios de reflexión y exploración personal para que puedas lograr mayor calidad y bienestar en tus relaciones.

Síguenos en Facebook y apúntate en nuestro boletín para recibir información y artículos sobre temas relacionados con el bienestar emocional y desarrollo personal.

Si te gustó lo que acabas de leer. ¡Compártelo en tus redes sociales!

Cuéntame sobre qué temas te gustaría leer en Psicologaonline. Escríbeme a: [email protected].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *