La asertividad

hablar asertivamente

La asertividad es una herramienta poderosa para la comunicación y la resolución de conflictos.

Existen 3 modelos para comunicar: la forma pasiva, la forma agresiva y la forma asertiva.

En la comunicación pasiva encontramos la evitación y la conformidad, quienes se comunicación con este estilo no suelen expresar sus pensamientos y sentimientos.

Minimizan sus derechos y priorizan los deseos y opiniones de los demás.

En la comunicación agresiva encontramos la confrontación y la descalificación.

Quienes se comunican agresivamente expresan sus opiniones, pensamientos y derechos de manera exigente, sin tener en cuenta a los demás.

En la comunicación asertiva encontramos la honestidad y valor para expresar los pensamientos, opiniones y sentimientos de forma clara, directa y respetando los derechos de los demás.

¿Qué es la asertividad?

La asertividad es una habilidad social que permite a la persona comunicar, defender sus derechos, expresar sus opiniones y realizar sugerencias de forma honesta. Eso sin caer en la agresividad o la pasividad, respetando a los demás, pero sobre todo respetando sus propias necesidades.

La asertividad no solo nos permite expresar lo que pensamos, es como lo mencionó al inicio del artículo: Una herramienta que nos permite optimizar las relaciones con los demás.

También incluye comprender nuestras propias necesidades, hacernos responsables de las emociones y de esta misma forma comprender y empatizar con los demás.

¿Para qué sirve la asertividad?

Las relaciones sociales con un comportamiento asertivo son saludables puesto que el comportamiento se torna más seguro y respetuoso, tanto consigo mismo como con los demás.

Otras ventajas de la asertividad son:

– Mejora la capacidad para expresar; pensamientos, sentimientos, opiniones y emociones.

– Fomenta el respeto propio y hacia los demás, fortalece la autoestima y la empatía.

– Motiva a compartir las emociones, sentimientos y experiencias lo que facilita la conexión con los demás.

– Mejora la capacidad de negociación, al estar más atento a la escucha para llegar a acuerdos.

– Resolución de problemas cotidianos, conocer las propias emociones e identificarlas en los demás, hallando estrategias de solución.

Otra de sus ventajas es que la asertividad facilita que estemos más satisfechos con nosotros mismos y con los demás.

Entonces podemos decir que comunicarse con asertividad es saber pedir, saber negarse, saber hacer y recibir quejas.

También saber hacer y recibir cumplidos, saber negociar y ser flexible para lograr lo que se quiere.

Respetando los derechos de los demás y expresando nuestros sentimientos de forma clara.

¿Cómo comunicarte con asertividad?

La meta es lograr que comprendan plenamente tus necesidades y emociones.

Cuando comprendemos y practicamos los beneficios de la comunicación asertiva se inicia un proceso de aceptación personal y poco a poco se convierte en una habilidad natural de expresión y de comunicación.

La comunicación asertiva tiene 4 componentes claves:
  1. Observar y comunicar sin juzgar: La clave es separar lo que observamos de lo que interpretamos y comunicarlo sin juzgarlo.

Transformar tus interpretaciones en solo observaciones te ayudará a que reconozcas que tus acciones son producto de tus necesidades y tus sentimientos en lugar de culpabilizar a los demás.

Imagina la siguiente situación: Estas en un restaurante y tienes 20 minutos y no te atienden, y las personas de la mesa al tu lado llegaron después de ti y ya les han atendido.

“Disculpe, estoy esperando hace un buen rato y he visto que han atendido ya a esa mesa que han llegado después de mi”

Estarás describiendo la situación sin juzgar al personal del restaurante por el servicio, seguramente te ofrecerán una explicación y procederán a atenderte.

  1. Identificar y responsabilizarse de los propios sentimientos: Interactuar con otras personas siempre nos provocará emociones y sentimientos. Lo que se produce en estas interacciones son una verdad muy personal.

El siguiente esquema resume el proceso:

proceso asertividad

Imagina la siguiente situación: Quedas con un nuevo amigo en un café, está atrasado 20 minutos, le llamas y no te responde.

Es posible que pienses que no está interesado en ti, tus sentimientos son de tristeza y decepción. Es posible que al llegar la persona actúes de manera desagradable.

Después te enteras de que se accidento camino al café, o que perdió su teléfono o se perdió de calle o no lograba estacionar su vehículo.

  1. identificar las necesidades emocionales: Reconocer y expresar tus necesidades reales, te ayudará esclarecer tus emociones y la de los demás.

Al decir “mi pareja no me entiende” el mensaje real de esta queja es la necesidad de comprensión por parte de la pareja.

Y la expresión acertada sería “No me siento comprendida por mi pareja”

Es uno de los pasos más difícil de implementar en el aprendizaje de la asertividad.

  1. Hacer una petición concreta: Expresar claramente lo que quieres y deseas de los demás.

En este paso es necesario ser muy específico con respecto a lo que deseas que sea el comportamiento de la otra persona en el futuro.

Identificando tus necesidades puedes hacer una petición clara, directa y respetuosa de ellas.

Asimismo, se tienen mayores posibilidades de satisfacer las necesidades cuando se hacen a través de preguntas.

Imagina la siguiente situación: Estas en una discusión con una colega del trabajo y ella se altera y empieza a gritarte.

Tú le dices “no me grites” o “respétame” esta petición no es suficiente clara. Una opción puede ser: “¿puedes bajar la voz y dejar que termine de explicar mi opinión?”

Esta petición le ofrece a la colega suficiente información sobre las necesidades actuales y las futuras.

Ahora veamos un ejemplo con los cuatro pasos:

Imagina la siguiente situación: Tu pareja lleva varias semanas posponiendo alguna actividad juntos.

Las opciones para expresar tu incomodidad son:

  • “Ya no te importo. Tenemos mucho tiempo sin salir juntos”
  • “Llevamos algún tiempo sin salir a hacer algo juntos (la observación) y eso me entristece (tu sentimiento) porque me gustaría sentir que me quieres (tu necesidad). ¿Podemos salir este sábado a cenar a nuestro restaurante favorito? (tu petición)”

Como vemos la asertividad es una habilidad que se puede aprender.

Requiere de una reflexión sobre cómo nos comunicamos actualmente y modificar el estilo que estamos usando.

¿Cómo lograr una comunicación asertiva?

A continuación, encontrarás algunas de las técnicas más efectivas para comunicarnos asertivamente.

Cómo ser asertivos

Si sientes que tu comunicación te está restando oportunidades laborales y personales, contáctame.

Psicologaonline te brinda espacios de reflexión y exploración con el objetivo de lograr mayor calidad y bienestar en las relaciones.

Sígueme en Facebook para recibir consejos y artículos sobre este tema y otros relacionados.

Si te gustó lo que acabas de leer. ¡Compártelo en tus redes sociales!

Cuéntame sobre qué temas te gustaría leer en Psicologaonline. Escríbenos a: [email protected]

2 comentarios sobre “La asertividad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *