Fobia

fobia

Todos en algún momento hemos escuchado una palabra relacionada con una fobia, en la actualidad escuchamos frecuentemente las palabras:  xenofobia y homofobia.

En este artículos vamos a indagar en las fobias, en una de nuestras entradas anteriores exploramos los tema: “ataque de pánico” y “ansiedad” estos dos temas están estrechamente vinculados con el tema de hoy.

¿Qué es una fobia?

El manual de diagnóstico de los trastornos mentales (DSM) define una fobia como: “un temor acusado y persistente que es excesivo o irracional, desencadenado por la presencia o anticipación de un objeto o situaciones específicas”.

Es decir, un temor intenso (exagerado) que se percibe como una amenaza real y que provoca ansiedad y lleva a conductas de evitación.

Las fobias se encuentran entre los trastornos de ansiedad más frecuentes.

Existen multitud de fobias específicas para cada tipo de estímulo (objeto o situación), por ejemplo:

  • Acrofobia: temor a las alturas
  • Aracnofobia: temor a las arañas
  • Amaxofobia: miedo a conducir
  • Homofobia: aversión a la homosexualidad
  • Xenofobia: aversión a los extranjeros

Causas

Aún en la actualidad no se saben a ciencia cierta las causas reales de las fobias. Sin embargo, las siguientes causas pueden influir:

  • Experiencias negativas. Muchas fobias aparecen como consecuencia de una experiencia negativa. Con frecuencia pueden tener su origen en la infancia o un ataque de pánico relacionado con un objeto o una situación específicos.
  • Genética y medio ambiente. Puede haber una vinculación entre la fobia y la fobia o la ansiedad de los padres, lo que podría deberse a factores genéticos o a una conducta aprendida.
  • Función cerebral. Los cambios en la actividad cerebral también pueden desempeñar un rol en el desarrollo de fobias.

Complicaciones

Aunque es posible que las fobias parezcan problemas menores para los demás, pueden ser catastróficas para las personas que las padecen y causar problemas que afectan varios aspectos de la vida como:

  • Aislamiento social. Evitar los lugares y las cosas que te producen temor puede causar problemas académicos, profesionales y de relación. Asimismo, dificultades con las habilidades sociales si sus comportamientos difieren significativamente de los de sus pares.
  • Trastornos del estado de ánimo. Muchas personas con fobias tienen depresión y otros trastornos de ansiedad.
  • Abuso de sustancias. El estrés que produce vivir con una fobia grave puede derivar en el abuso de drogas o alcohol.
  • Algunas personas que tienen fobias pueden tener un mayor riesgo de cometer suicidio.

Categorías de las fobias

Las fobias se pueden clasificar en función del estímulo que las desencadena, pero, básicamente, se pueden clasificar en tres tipos:

1. Fobias específicas:

Son fobias cuyo desencadenante es una situación, animal u objeto especifico. Las fobias específicas a su vez se dividen en:

Tipo animal: El miedo se refiere a ciertos animales o insectos. Por ejemplo, ailurofobia: miedo a los gatos.

Ambiental: La aversión hace referencia a situaciones propias del entorno natural o fenómenos climáticos. Por ejemplo, brontofobia: miedo a los truenos.

Sangre-inyecciones-daño: Se trata del miedo a la sangre, inyecciones, cirugía o cualquier intervención invasiva. La más común de este tipo es: hematofobia: miedo a la sangre.

Situacional: El miedo aparece ante determinadas situaciones específicas como pueden ser; aerofobia: viajar en avión o claustrofobia: miedo a estar en un lugar cerrado.

Otros: Que no se clasifican en ninguno de los otros subtipos ya que existe un amplio espectro de estímulos que pueden desencadenar una fobia.

2. Fobia social:

En este tipo de fobias, las situaciones sociales son las que provocan la situación estresante (ansiedad).

Las situaciones más comunes pueden ser: isolofobia: aversión a estar solo, glosofobia: miedo hablar en público, agorafobia: aversión a estar en una multitud.

 3. Fobias generalizadas:

Se trata del conocido trastorno de ansiedad generalizada. En este caso, la persona experimenta miedo, ansiedad y preocupación elevada ante una múltiples acontecimientos sin especificidad.

Síntomas de las fobias

Aunque la persona es consciente de que su miedo es irracional y desproporcionado no puede controlar el temor, desencadenando reacciones fisiológicas de ansiedad.

Para conocer más acerca de las reacciones fisiológicas de ansiedad, te recomiendo nuestro artículo: Ansiedad y Ataques de pánico

Uno de los criterios para tener en cuenta para el diagnóstico de una fobia es la prolongación de la aversión, miedo o temor que debe ser de 6 meses o más.

Sin importar el tipo de fobia, es probable que cause las siguientes reacciones:

  • Temor inmediato e intenso, ansiedad y pánico cuando se está expuesto a lo que produce temor, o simplemente al pensar en una situación que lo implique
  • Estar consciente de que los temores son irracionales o exagerados, pero no poder hacer nada para controlarlos (sensación de impotencia)
  • Ansiedad que empeora a medida que se acerca la situación o el objeto, ya sea que se trate de una proximidad temporal o física
  • Hacer todo lo posible por evitar el objeto o la situación, o soportarlo con ansiedad y temor extremos
  • Dificultad para tener un desempeño normal debido al temor
  • Reacciones y sensaciones físicas, como sudoración, latidos del corazón acelerados, opresión en el pecho o dificultad para respirar, sentir náuseas, tener mareos o sufrir desmayos en presencia de sangre o lesiones

En los niños, además de los síntomas propios es posible que tengan llanto, berrinches, aferrarse o negarse a alejarse de la madre o del padre.

¿Cómo saber si lo que tienes es una fobia específica o un miedo?

Responde a la siguiente preguntas con un «Sí» o un «No».

  1. ¿Tienes un miedo fuerte que ocurre frente a objetos o situaciones que puedes diferenciar claramente? (por ejemplo: miedo a los perros, miedo a volar en avión, miedo a las agujas).
  2. ¿Tienes miedo a lugares o situaciones donde obtener ayuda o escapar puede ser difícil? Por ejemplo: un puente o una muchedumbre.
  3. ¿Tienes sensación de falta de aliento o se te acelera el corazón sin ninguna razón aparente?
  4. ¿Estar en esa situación o delante de ese objeto te provoca casi invariablemente una respuesta inmediata de ansiedad?
  5. ¿Tus miedos interfieren con tu vida diaria? Por ejemplo, te impiden viajar, hacer una exposición en público, hacerte un análisis de sangre.
  6. ¿Tus miedos persisten a pesar de causarte dificultades a ti y a quienes te rodean?

Si has contestado a la mayoría de las preguntas con un «Sí» probablemente tengas una fobia específica.

La buena noticia es que se puede superar. Sigue leyendo y conoce sobre el tratamiento de las fobias.

Tratamiento

Existen diversos tratamientos psicológicos para las fobias, Su principal objetivo es prevenir la evitación, puesto que es la evitación la que mantiene los miedos y aprender a transformar los patrones de pensamiento, para reducir la intensidad de los síntomas de ansiedad.

Algunos de los tratamientos efectivos para tratar las fobias están:

  • Terapia Cognitivo Conductual (TCC): Restructuración cognitiva, cambios de pensamientos y modelación de respuestas
  • Entrenamiento en respiración y relajación: Con este tipo de prácticas se busca gestionar las respuestas de ansiedad
  • Terapia de exposición: En este tratamiento se realizan exposiciones imaginarias o reales a los estímulos temidos en conjunto con la práctica de relajación
  • Autoayuda con Meditación o Mindfulness: La meditación ayuda a gestionar las emociones en los ataques de pánico, así como el conocimiento de los síntomas de ansiedad
  • Hipnosis: Se busca llegar al momento que surgió la fobia y trabajar desde el inconsciente
  • Realidad virtual: se utiliza especialmente para recrear virtualmente situaciones en un ambiente controlado, así como situaciones difíciles de reproducir, por ejemplo, Acrofobia: temor a las alturas
  • Psicoterapia de grupos o grupos de apoyo: Compartir experiencias y no sentirse solo en la problemática ayuda a gestionar mejor las reacciones y a encontrar nuevos tratamientos eficaces
  • Farmacológico: Algunos pacientes se ven beneficiados con la ayuda de fármacos (ansiolíticos)

Lo más importante es que la persona que sufre la fobia (paciente) junto con el profesional (psicólogo) diseñen un plan de tratamiento eficaz adaptado a las necesidades individuales del paciente.

¿Cómo superar una fobia?

La ayuda terapéutica es muy importante para superar la fobia, un profesional te dará las pautas necesarias para un tratamiento adecuado según tus necesidades. Sin embargo, tu tambien puedes facilitar el proceso con los siguientes pasos:

  1. Identifica tu fobia: Conoce todo de tu “enemigo” así podrás diseñar una buena estrategia para afrontarlo.
  2. Normaliza tus síntomas: Aprende sobre los síntomas de la ansiedad y como gestionar las emociones.
  3. Entrena tu respiración: Aprende a focalizar la atención en la respiración para controlar los síntomas de la ansiedad.
  4. Haz una jerarquía de tus miedos: Elabora una lista de las 5 principales situaciones que te producen temor (de menos a más)
  5. Exponte a los miedos gradualmente: Inicia con una exposición a las situaciones que menos temor te producen a través de la imaginación y aumenta hasta llegar a una exposición física al estímulo que te produce la fobia.
  6. No te presiones: No tienes qué superarlo a la primera, tómate tu tiempo, pero se constante.

Si te interesas más en el tema, aquí encuentras un listado de fobias.

Superar fobias

Te pueden interesar nuestros siguientes artículos relacionados con este tema:   Ansiedad, Estrés, Ataques de pánico.

Paola Pico

¿Sufres de alguna fobia simple o específica? ¿Tienes dificultades con el manejo de tus emociones? ¿Tienes ataques de pánico?  ¿Conoces a alguien que sufre de una fobia, y no sabes cómo ayudar? Contáctanos.

¿Conoces a alguien que este artículo podría serle útil?, ¡Compártelo!

En Psicologaonline te acompañamos en tu proceso de cambio y desarrollo personal. Te brindamos espacios de reflexión y exploración personal para que puedas lograr mayor calidad y bienestar en tus relaciones.

Síguenos en Facebook y apúntate en nuestro boletín para recibir información y artículos sobre temas relacionados con el bienestar emocional y desarrollo personal.

Si te gustó lo que acabas de leer. ¡Compártelo en tus redes sociales!

Cuéntame sobre qué temas te gustaría leer en Psicologaonline. Escríbeme a: [email protected].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *