El estrés

el estres

En la actualidad el estrés es unas de las quejas más frecuentes.

¿Cuántas veces nos hemos quejado nosotros de la carga laboral o de las dificultades escolares o del trabajo en casa?

Estas quejas también las escuchamos de familiares, amigos y colegas del estudio y del trabajo.

Las responsabilidades actuales nos suelen ocupar más de las horas que tenemos en el día. El trabajo, las tareas del hogar, el cuidado de los hijos, las reunimos de trabajo y familiares, en fin.

Enfrentamos un sinnúmero de ocupaciones que nos llevan a estados de alteración fisiológicos y emocionales, que solemos llamar estrés.

¿Sabemos lo que causa el estrés? ¿conocemos sus características y sus consecuencias?

Es posible que no, y en este artículo lo puede descubrir.

 ¿Qué es el estrés?

Es un proceso natural del cuerpo humano, es una respuesta fisiológica y psicológica de una persona que intenta enfrentarse a una situación o acontecimiento que se percibe como amenazante o desbordante para sus recursos.

Es decir que ante una situación de alarma nuestro cuerpo se prepara reaccionando con la liberación de hormonas que van a producir la respuesta de «luchar o huir».

Esta reacción en principio es adaptativa y de supervivencia natural. Pensemos en el hombre primitivo cazador, al enfrentarse con un animal salvaje sus opciones eran: luchar o huir y en este caso el estrés del momento le ayudaba a enfrentar una amenaza inminente real.

Sin embargo, esta reacción en el mundo moderno muchas veces no es la adecuada, y puede traer consecuencias negativas para la salud cuando se presenta con demasiada frecuencia.

Algo que debemos tener presente es que nuestra reacción fisiológica y psicológica será la misma ante una amenaza ya sea esta «real o no». Es decir, que la respuesta ante una hipotética catástrofe laboral o una situación en el tráfico o una sustanciación en el trabajo será igual ante una situación en la que se corra el riesgo de perder la vida.

Una situación estresante suele ser puntual, y una vez superada, los niveles hormonales y procesos fisiológicos y psicológicos vuelven a la normalidad.

Hay dos tipos de estrés

Estrés positivo o “eustrés”: Es el estrés que te mantiene alerta, en situaciones de peligro, es el que te da la fuerza suficiente para defenderte ante un ataque o accidente. Por ejemplo; comenzar un nuevo trabajo, planear una fiesta o reaccionar en el tráfico ante una posible colisión.

Estrés negativo o “distrés”: Es el tipo de estrés continuo e intenso que comienza a afectar la salud y las relaciones. Por ejemplo; una preocupación permanente por problemas familiares y/o laborales.

 

 

 

Se pueden reconocer tres tipos de estrés negativo; estrés agudo, estrés agudo episódico y estrés crónico. Veamos con detalle cada uno.

Tipos de estrés:  Tipos de estrés según la American Psychological Association 
  •  Estrés agudo: El estrés agudo es la forma de estrés más común.

Surge de las exigencias y presiones del pasado reciente y las exigencias y presiones anticipadas del futuro cercano y resulta agotador.

El estrés agudo puede presentarse en la vida de cualquiera, y es muy tratable y manejable. Y afortunadamente, la mayoría de las personas reconocen sus síntomas.

  •  Estrés agudo episódico: Es cuando se padece estrés agudo con mucha frecuencia.

Sufren de estrés agudo episódico las personas que asumen muchas responsabilidades y que no pueden organizar la cantidad de exigencias autoimpuestas ni las presiones que reclaman su atención.

 Estas personas pueden ser sumamente resistentes al cambio. Sólo la promesa de alivio del dolor y malestar de sus síntomas puede mantenerlas en tratamiento y encaminadas en su programa de recuperación.

  •  Estrés crónico: Este es el estrés agotador que desgasta a las personas día tras día, es el que destruye al cuerpo, la mente y la vida.

 El estrés crónico surge cuando las personas no ven una salida a una situación deprimente y se acostumbran a los síntomas.

 Las personas se desgastan hasta llegar a una crisis nerviosa final y potencialmente fatal. Los recursos físicos y mentales se ven consumidos por el desgaste a largo plazo.

Los síntomas de estrés crónico son difíciles de tratar y pueden requerir tratamiento médico y psicológico para su manejo.

La cantidad de síntomas de estrés nos pueden ayudar a medir nuestro nivel de estrés.

Los síntomas más frecuentes del estrés son:

Desafíos siempre hay suficientes para estresarte. La pregunta no es ¿cuántas cosas importantes y urgentes tienes por abordar? La pregunta es, ¿cómo lo manejas para resolver lo posible y no dejarte afectar?

¿Qué puedes hacer?

Hay múltiples formas de combatir el estrés, sin embargo, lo cierto es que cada persona debe encontrar su propio método.

Es necesario conocer nuestras actividades y vigilar nuestro comportamiento, una vez en este punto podemos hallar las herramientas para evitar caer en situaciones de estrés que podrían afectar nuestro bienestar físico y emocional.

estrés

  • Identifique la causa: Encuentra el origen de tu estrés. Analiza y define las posibles causas, también un plan de acción para contener su progreso.
  • Vigile sus estados de ánimo:  Este punto va de la mano con el anterior. Cuando analice e identifique las causas, hágalo también con sus emociones y pensamientos.
  • Haga tiempo para usted al menos dos o tres veces a la semana: Basta con 10 minutos al día. Establezca un «tiempo personal» le puede ayudar a refrescar su visión mental y reducir o detener los sistemas de respuesta al estrés que tiene su cuerpo. En este tiempo realice una actividad que sea de tu agrado (pintar, dibujar, meditar, escuchar música, hacer ejercicio etc)

Aquí encuentras un ejercicio relajación – visualización

  • Aléjese por un momento de la situación: Antes de reaccionar, toma unos segundos o minutos para calmarte mentalmente. Una vez finalizado este tiempo vuelve a observar la situación, veras como las ideas están más claras, de esta manera hallaras la mejor solución.
  • Analice su horario: Estudie sus prioridades y delegue las tareas que pueda. Por ejemplo, ordene comida fuera después de un día fuerte, comparta responsabilidades en el hogar. Elimine tareas que debería hacer, pero no son indispensables.
  • Establezca estándares razonables para usted y los demás: No esperes perfección. Todos los seres humanos tenemos debilidades y fortalezas que desarrollamos en los diferentes contextos. Aceptarlas es parte del cambio para enfrentar las adversidades con mayores herramientas para el éxito.

Te invito a descubrir las situaciones que te causan estrés y a planear tu propio método para evitar mayores consecuencias en tu salud física y emocional.

 

Si estas atravesando una situación de estrés grave o constante y consideras que necesitas ayuda, contáctanos.

Psicologaonline te brinda espacios de reflexión y exploración con el objetivo de lograr mayor calidad y bienestar en las relaciones.

Sígueme en Facebook para recibir consejos y artículos sobre este tema y otros relacionados.

Si te gustó lo que acabas de leer. ¡Compártelo en tus redes sociales!

8 comentarios sobre “El estrés

  1. Hola!!! Su articulo ha sido de mucha impirtancia para mi situacion personal, me he instruido mucho. Gracias por vompartir excelentes notas….saludos cordiales

  2. Hola me llamo andry y tengo un año y más que empecé con mucho estrés que me generó ansiedad y ahora todos mis síntomas son físico: dolor en todo el cuerpo, vértigo, dolor de cabeza, problemas estomacales, dificultad respiratoria entre otras

    1. Hola, Andry. Si ya estás reconociendo los efectos en tu salud del estrés mi recomendación es que consultes con un especialista (médico o psicólogo) que pueda orientarte en pautas para mejorar tu bienestar. En nuestra página de contacto puedes solicitar una asesoría gratuita. 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *